Hoy nuestra comunidad Mauxi, alza sus ojos al cielo para agradecer a Dios y a la Auxiliadora por este año de trabajo realizado, por la bonanza y los buenos frutos cosechados que son producto del empeño, disciplina, cuidado, responsabilidad y amor constantes, reflejados en el deseo por cumplir las metas propuestas. Gracias a cada uno de los que hicieron posible este sueño.

María Auxiliadora, hoy en la blancura de cada rosa, te entregamos Señora la vida de nuestras estudiantes, se tú la guía, su protección y amparo el ejemplo de virtud y humildad en cada momento de sus vidas, tráelas de nuevo a esta su casa libres de todo mal. Amen

Que la presencia del niño Jesús llegue a cada uno de los hogares de nuestra comunidad Mauxi para que reine la paz, armonía, amor y unión familiar. Amen.